intolerancia-lactosa-alimentos-prohibidos

Intolerancia a la lactosa: alimentos prohibidos

Aquellas personas que padezcan este trastorno deben tener en cuenta que la intolerancia a la lactosa y los alimentos prohibidos son, lamentablemente, dos conceptos muy relacionados entre sí.

La intolerancia a la lactosa se define como la incapacidad de digerir cantidades normales de lactosa, el azúcar principal de la leche. Se caracteriza por una serie de síntomas que aparecen en algunas personas tras la ingesta del alimento que la contenga.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una reacción desfavorable que se produce tras el consumo de leche o productos derivados en personas cuyos organismos no producen cantidades adecuadas de lactasa.

La lactasa es una enzima ubicada en el interior del intestino delgado. Su función es la de procesar y asimilar la lactosa, el azúcar que se encuentra en la leche y todos los productos que de ella derivan.

Cuando la lactosa no puede ser absorbida normalmente en el intestino se traslada hacia el colon, donde es fermentada por la flora bacteriana intestinal, produciendo los síntomas típicos de la intolerancia: flatulencias, cólicos, hinchazón y en casos más extremos, diarrea.

La intolerancia a la lactosa y los alimentos prohibidos

Para la persona intolerante a la lactosa evitar ciertos alimentos no solo supone una mejoría sino que se trata de una necesidad. Existen alimentos que, en caso de ser diagnosticado como intolerante a este compuesto, habrás de excluir de tu dieta habitual: leche entera, en polvo y sus derivados (vaca, oveja, cabra, etc.), leche humana, mantequilla, yogur, queso, flanes, postres lácteos, helados, chocolate con leche, etc.

Además existen ciertos alimentos que pueden llegar a contener lactosa en su composición. Algunos de ellos son las sopas, panes, pasteles, embutidos, galletas, tostadas, mayonesa, y más. Estos son solo algunos pero te recomendamos que si quieres conocer la lista completa visites “el semáforo” de Adilac, la Asociación de intolerantes a la lactosa España.

Diferencias entre intolerancia y sensibilidad

Resulta muy común que la mayoría de las personas confundan constantemente estos dos conceptos. La intolerancia y la sensibilidad son cosas distintas.

Solo se han detectado dos compuestos, presentes en una gran cantidad de alimentos, causantes de la intolerancia alimentaria: la lactosa y el gluten. Es importante aclarar que cuando es este último agente el que actúa como desencadenante estamos hablando de una enfermedad autoinmune, la celiaquía. El resto de los casos en los que se presentan problemas para procesar alimentos de forma correcta se trata de hipersensibilidad alimentaria, siempre y cuando la persona no presente una alergia alimentaria.

Es muy importante tener en cuenta que en el caso de los pacientes diagnosticados con intolerancia no estamos hablando de un estado reversible, la persona en estos casos deberá excluir los alimentos que provocan esa intolerancia de su dieta de manera permanente.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

(Ultima modificación: 21 de enero de 2020 a las 13:15)