problemas-de-circulacion

Problemas de circulación: cómo reconocerlos y tratarlos

Los problemas de circulación, en especial del sistema cardiovascular, son una de las mayores causas de mortandad en todo el mundo.

La circulación sanguínea es la encargada de administrar a todo el organismo los nutrientes básicos que el cuerpo requiere para estar saludable. Cuando esto no ocurre se manifiestan los problemas circulatorios que pueden desencadenar en un mal mayor si no les prestamos atención y no les aplicamos los correspondientes cuidados. ¿Cómo podemos mejorar este problema? A través de diferentes tratamientos que al final de este artículo hablaremos.

A día de hoy, ¿quién no conoce a alguien que padezca de algún problema circulatorio? Ataca a todas las personas sin importar sexo, edad ni condición social. Los indicadores que nos muestra nuestro cuerpo son bastante evidentes y es fácil distinguir sus síntomas. Uno de los factores que más influye en este tipo de trastornos es la alimentación, ¡la clave para protegernos! La población de nuestra sociedad sigue una dieta deficiente y la comida basura se ha convertido, en muchos casos, en la alimentación habitual de millones de personas en el mundo. El resultado de todo ello son nuevas enfermedades y dolencias relacionadas, en muchos casos, con la circulación o el empeoramiento de otras patologías ya existentes.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas son muy diversas. Existen personas que la sufren por herencia y otras por una vida sedentaria y prácticamente con una actividad física nula. Siempre podemos mejorar y controlar nuestra circulación sanguínea, pero exige un esfuerzo continuado una vez que el problema se instala en nuestro cuerpo. Cuanto más nos movamos más activaremos nuestro cuerpo y nuestras células se oxigenarán mejor. Otras causas son los malos hábitos como el consumo de tabaco y alcohol. Ambos agravan la situación y en combinación con una de las causas anteriormente mencionadas pueden ser muy perjudiciales. Pero, también existe otra importante causa como el estrés, el gran mal de nuestro siglo y que puede manifestarse de diferentes maneras, una de ellas esta.

A veces las modas tampoco ayudan, por ejemplo, la ropa demasiado ajustada, aunque sea elástica, no deja de hacer presión sobre diferentes partes del cuerpo. Al oprimir una zona concreta en esta no circula la sangre con normalidad por ello no se recomienda el uso continuado de este tipo de prendas. Por supuesto, la alimentación, como ya hemos adelantado, es fundamental y tiene una misión primordial: ofrecernos todos los nutrientes necesarios para estar sanos. Sin embargo, normalmente se consumen alimentos excesivamente azucarados y llenos de grasas saturadas que dificultan una buena salud. Debemos conocer qué es lo que nuestro cuerpo necesita, ya que cada uno tiene sus propias necesidades, y ofrecerle la mejor opción.

problemas-circulatorios

¿Cuáles son sus síntomas?

Solo tenemos que prestar atención a nuestro cuerpo para conocer sus necesidades.
¿Cuáles son los síntomas más comunes de los problemas de circulación? Entumecimiento, hormigueo y sensación de frío. Muchas personas incluso tienen los pies y/o las piernas hinchados. En algunos casos la mala circulación se puede ver reflejada cuando aparecen manchas de color azul o violeta, similares a moratones, debido a que el oxígeno no circula con normalidad por la zona afectada. Son tantas las personas que padecen de este mal que… ¿quién no conoce a alguien que tenga varices o arañas vasculares? Un porcentaje de la población sufre de varices por herencia genética, pero otro porcentaje la sufre por descuidar su salud circulatoria.

La edad tampoco juega a nuestro favor. Conforme nuestro cuerpo cambia y es más delicado, debido al paso de los años, también la circulación empeora. Por otra parte, ¿nunca te has fijado en que hay personas a las que le tardan en cicatrizar las heridas más de lo normal? Pues este es otro síntoma de mala circulación. Generalmente el cuerpo lanza claras indicaciones del problema. Si habitualmente sufres alguno de estos síntomas te recomendamos que acudas a tu médico de cabecera y él podrá derivarte al especialista indicado.

Tratamiento

Por nuestra parte la alimentación y la práctica de ejercicio físico serán nuestros grandes aliados. Nuestro médico además, será el encargado de definir el tratamiento más adecuado para paliar la patología circulatoria que estemos sufriendo, por ejemplo a través de medicamentos o consejos específicos. Una muy buena manera de combatir la mala circulación es a través de masajes. Eso sí, debes acudir a un profesional que sepa exactamente lo que necesitas. Existen centros especializados que pueden ayudarte en este sentido. Además este tratamiento te proporcionará placer y liberarás tensiones que, recordemos, contribuyen a generar problemas circulatorios.

Existen pequeñas recomendaciones que resultan especialmente útiles y son muy sencillas de poner en práctica para aquellas personas que padezcan trastornos de circulación:

  • No mantenernos demasiadas horas de pie o sentados.
  • Poner todos los días un tiempo las piernas en alto.
  • Caminar a diario.
  • Darse baños alternando agua fría y caliente.
  • No abusar del agua demasiado caliente.
  • No utilizar prendas que compriman el cuerpo excesivamente.

Cuando nos acostumbremos a estos hábitos pronto nos daremos cuenta cuándo nuestras piernas necesitan descansar y cuándo caminar, pues esto hará que tanto nuestro cuerpo como nuestra circulación se activen.

(Ultima modificación: 21 de enero de 2020 a las 13:18)