lupus

Lupus: todo lo que necesitas saber

El lupus, una enfermedad crónica autoimune, puede afectar a cualquier parte del cuerpo, dañándola y provocando numerosos síntomas al paciente.

Durante los últimos años el número de pacientes diagnosticados de esta enfermedad ha aumentado, especialmente en la última década, y en gran parte se debe a que ahora disponemos de nuevas pruebas y tecnologías al alcance de todos que permiten su diagnóstico.

Diversas estadísticas señalan que el volumen de pacientes con esta patología suele variar alrededor del mundo, siendo el continente asiático la región con mayor porcentaje de afectados. En Europa y América Latina, la enfermedad ha aumentado gradualmente, sobre todo en países mediterráneos y caribeños.

¿Qué es el lupus?

Se trata de una enfermedad autoinmune crónica que afecta a los tejidos y articulaciones. Ocurre debido a que el sistema inmune no diferencia agentes externos de las células sanas del organismo, las ataca a todas por igual. Es capaz de atacar diversos tejidos en cualquier parte del cuerpo, por tanto, es un causante potencial de otras enfermedades. La piel, las articulaciones y los órganos son las partes que se ven más afectadas durante el desarrollo de la enfermedad. Suele afectar en mayor proporción a las mujeres.

Tipos de lupus

Existen diferentes tipos de lupus y pueden ser causados por diversos factores como también pueden manifestarse de distintos modos. Los tipos más comunes de esta enfermedad son:

  • Erimatoso sistémico: también conocido por sus siglas LES, es la variante más convencional de esta patología. De acuerdo con la intensidad con la que afecte leve o grave, puede manifestarse a través de inflamación en las articulaciones, lesiones cutáneas, sensibilidad a la luz solar y en casos severos problemas renales.
  • Erimatoso cutáneo: es una variante de esta enfermedad que afecta a la piel, pudiéndolo hacer desde el cuero cabelludo hasta cualquier lugar del cuerpo. Los síntomas que suelen presentarse son: lesiones cutáneas, pérdida de cabello, sensibilidad de la piel, inflamación de vasos sanguíneos. Esta enfermedad también se divide en dos subtipos, erimatoso discoide (LED) y erimatoso cutáneo subagudo. La enfermedad de tipo erimatoso discoide generalmente se manifiesta con una lesión inicial de color rojo. Estas lesiones suelen aparecer en la cara con formas similares a la de una mariposa y luego avanzar hasta provocar lesiones graves que pueden dejar cicatrices. El tipo eritematoso cutáneo subagudo se produce como una respuesta del sistema inmune a la exposición al sol. En este caso, las lesiones solo ocurren en las zonas del cuerpo que son expuestas a los rayos solares.

lupus-erimatoso-cutaneo

  • Inducido por medicamentos: se origina tras el consumo de ciertos medicamentos. Es una acción del sistema inmune en respuesta al consumo de algunos medicamentos que el organismo no tolera y provoca síntomas muy parecidos al LES, pero no llega a afectar a ningún órgano. La enfermedad suele ser temporal y los síntomas desaparecen cuando se detiene el consumo del medicamento al cual se es intolerante. Los medicamentos que son formulados para tratar enfermedades crónicas son los que suelen provocar esta respuesta.
  • Neonatal: cuando la enfermedad se manifiesta en bebés. Generalmente es ocasionado por anticuerpos trasmitidos por la madre, sin embargo, esto no significa que si la madre tiene la enfermedad el niño también la padezca. Incluso, la mayoría de bebés de madres con lupus no nacen con él. En este caso los síntomas suelen ser temporales. En casos donde el bebé nace con la patología y la madre no la tiene, es muy probable que esta la desarrolle más adelante.
    Los síntomas con los que se manifiesta la patología en bebés son erupciones, problemas hepáticos y niveles de glóbulos rojos deficientes. Y en casos particulares se presenta una condición cardíaca extraña y poco frecuente.

¿Qué puede causarlo?

Esta enfermedad aparece en los individuos que tienen predisposición genética para padecerla. Cambios en el medioambiente, exposición a la luz solar, cambios en la dieta, consumo de nuevos medicamentos… En realidad, son numerosos los factores precursores de esta patología.

Los cambios medioambientales, según diversos estudios, pueden alterar el sistema inmunológico y provocar que aparezca la enfermedad. La exposición al sol suele ser otro factor que fomenta la aparición de la patología, ya que un gran porcentaje de los pacientes son sensibles a la luz del sol.

Tratamiento

Debido a los tipos de lupus y afecciones que este origina existen diversos tratamientos para hacerle frente. Todo depende de qué órgano o zona del cuerpo esté afectando como también qué factor pudo haber ocasionado su aparición. Los corticoides son medicamentos usuales que pueden necesitarse en cualquier fase del tratamiento. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) en combinación con corticoides se recetan en situaciones donde se presente inflamación de las articulaciones y lesiones cutáneas.

Cuando el sistema inmune ataca tejidos del corazón, pulmones, riñones o sistema nervioso, el tratamiento debe ser más complejo. Dosis altas de corticoides y medicamentos inmunosupresores serán clave para mitigar o controlar la enfermedad. Las cremas tópicas con corticoides se usarán cuando existan sarpullidos y lesiones en la piel.

La alimentación también será un punto fundamental durante el tratamiento. Es importante acudir a un profesional de la salud que recomiende una dieta equilibrada y que pueda controlar o evitar otras complicaciones complementarias que puedan afectar notablemente a la enfermedad.

Consejos para tratar la enfermedad

  • Si existen antecedentes familiares de personas con la enfermedad autoinmune es importante no efectuar cambios medioambientales drásticos.
  • No exponerse al sol por períodos de tiempo prolongado. Evitar las horas del mediodía para tomar sol. Usar un protector solar con un factor de protección mayor o igual a 50.
  • Llevar una alimentación variada y equilibrada así como un estilo de vida saludable.
  • Ante cualquier molestia continuada acudir al especialista pues puede que otros trastornos estén afectando a la enfermedad.

Calidad de vida de los pacientes

Esta enfermedad, al ser crónica, requiere de un régimen especial de alimentación, tratamiento y hábitos. Sin embargo, siguiendo todas las recomendaciones de los profesionales de la salud se puede llevar una vida prácticamente normal. Para ello es necesario ser constante con los tratamientos, ya que esto garantizará menos molestias y dolor que a veces se asocia a esta patología.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

(Ultima modificación: 3 de febrero de 2020 a las 21:21)