excesos-alimentarios

Los excesos alimentarios en Navidad y sus consecuencias

Los excesos alimenticios forman parte de la mayoría de comidas y cenas de estas fiestas.

Son cinco los grandes días de celebración pero es cierto que prácticamente durante dos semanas nuestras comidas son mucho más copiosas de lo habitual además de consumir toda una serie de dulces y bebidas que incrementan todavía más esos excesos.

Intentar moderarse en estas fechas es algo que pocos hacemos pero que debemos tener en cuenta si no queremos que en enero nos pasen factura las fiestas.

La primera y más visible de las consecuencias que la mayoría sufrimos es el aumento de peso. Se calcula que en esta época del año subimos de media entre 1kg y 3 kg, unos kilos que para muchos serán una cuesta de enero más que complicada de superar. Si tu objetivo de año nuevo es perder algo de peso desde luego estos excesos no te ayudarán. Debes tener en cuenta que quitarte esos kilos no te resultará igual de fácil que el haberlos ganado. En este sentido, ten especial cuidado con las dietas milagro que prometen recuperar tu figura en apenas unos días, no funcionan, provocan el conocido efecto rebote e incluso pueden llegar a resultar peligrosas.

Tras las navidades es habitual sentirnos pesados, incluso sin ganas de comer en muchas ocasiones, debido al exceso de comida y bebida ingestados. Esta sensación es todavía más evidente en aquellas personas que habitualmente practican un estilo de vida saludable.

Es común sufrir digestiones difíciles y ardores debido a que durante la Navidad los platos que consumimos contienen más cantidad de comida y grasa. Si a esto sumamos la ingesta de alcohol y las vacaciones que hacen que aumentemos nuestro sedentarismo es totalmente normal que, al menos en las semanas posteriores, no nos sintamos del todo bien.

Especialmente en el caso de los niños podemos encontrarnos con dificultad para que concilien el sueño debido a que los postres y dulces navideños contienen un alto contenido de azúcares y esto puede provocar que se sientan más nerviosos de lo normal. Aunque esto es algo de lo que los adultos tampoco quedan exentos.

Las personas diagnosticadas con enfermedades como diabetes o hipertensión pueden ver cómo su patología empeora tras estos excesos alimenticios. Estas deben tener un cuidado especial y moderar la ingesta de ciertos alimentos y bebidas.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Se puede disfrutar de las fiestas, comer, brindar, compartir tus comidas y cenas con familia y amigos sin necesidad de privarte de lo que más te gusta pero, por supuesto, todo en su justa medida:

  • Evita los alimentos procesados.
  • No te pases con la bebida, especialmente con las copas después de haber comido.
  • Aprovecha las vacaciones para salir a pasear.
  • Escoge como primer plato las sopas o ensaladas.
  • Incluye alimentos sanos en tus platos.
  • Si no puedes resistirte a los dulces navideños intenta consumirlos por la mañana.

Ahora que tan solo faltan unos días para que den comienzo las fiestas desde aquí te recomendamos que las disfrutes con moderación: no abuses de las bebidas alcohólicas, modera tu consumo de dulces y practica algo de ejercicio para contrarrestar la cantidad de comida que consumimos de más en estas fechas.

(Ultima modificación: 21 de enero de 2020 a las 13:27)